Hígado graso en caninos

El hígado graso es conocido como una acumulación de grasa en forma de triglicéridos en el citoplasma de las células hepáticas, llamadas hepatocitos. En caninos, esta condición se diagnostica de forma más habitual en razas de compañía y razas “toy”, es decir, en animales de talla pequeña (el Schnauzer miniatura tiene una predisposición especial), aunque puede darse de forma menos común en razas de talla grande.

¿Por qué ocurre?

La acumulación de grasa en el hepatocito trae como consecuencia que el órgano aumente de tamaño y tome una apariencia amarillenta y grasosa; a su vez, interfiere con la capacidad de las células hepáticas de cumplir con sus funciones, que pueden llegar a provocar la falla hepática.

¿Cuáles son sus signos?

La lipidosis hepática o hígado graso puede estar acompañada de una importante variedad de signos clínicos, entre los más comunes están:

  • Pérdida rápida de peso sin razón aparente.
  • Pérdida de apetito.
  • Vómito.
  • Diarrea.
  • Pigmentación amarillenta en encías, ojos, oídos (conocida como ictericia).
  • Salivación excesiva.
  • Depresión y letargia.
  • Ascitis.

¿Cómo se diagnostica?

Los signos clínicos pueden dar una indicación sobre la condición. El médico veterinario puede usar la historia clínica como un indicio para realizar el diagnóstico presuntivo. Sin embargo, su diagnóstico definitivo se realiza comúnmente por medio de exámenes de química sanguínea acompañados de imagenología usando radiografías y especialmente ecografías. Las cuales pueden determinar un cambio en el tamaño y ecogenicidad (cambio de tonalidad en el examen con ultrasonido) del órgano indicativo de la patología.

¿Cómo se trata?

En el caso de que se origine como consecuencia de otra condición de salud, el tratar esta, suele ser suficiente para que la lipidosis de revierta por sí sola.

En el caso de que la patología se dé por sí sola, la principal medida de control es un cambio en la dieta, pasando a una dieta medicada que suele enfocarse en un control más estricto del consumo calórico, al igual que la ingesta de proteínas y grasas.

Además, el uso de un medicamento veterinario natural hepatoprotector como el Liv.52® Vet del Laboratorio Himalaya, puede ayudar a revertir el daño, favoreciendo la regeneración hepática.

17/12/2021
3:00

buscá por categoría

salud

bebe

cuidado personal

mascotas